Pones la tele y en cualquier programa de televisión al uso hay tertulias sobre el último caso de agresión sexual en ‘manada’ y los telediarios se hacen eco de las muertes de mujeres asesinadas a manos de sus parejas.

Es indudable que la violencia avanza, y adquiere nuevas formas inimaginables hace un tiempo, posiblemente muy vinculadas al uso de las nuevas tecnologías, grabaciones con móviles, publicaciones en la red, y también al uso de drogas de diseño. Los medios de comunicación difunden todo lujo de detalles de los macabros sucesos, y es lamentable cómo convivimos con una violencia tan brutal hacia la persona humana, y hacia su dignidad.

Es evidente que hay leyes que han abordado estos temas, pero son los jueces quienes tienen que interpretar la ley y desgranar si ha habido abuso, agresión, o violación y dictar las penas en consecuencia. Así, el Tribunal Supremo finalmente determinó el ingreso en prisión de los miembros de ‘la manada’ de los Sanfermines por 9 años, porque consideró que no se agredió sexualmente a la víctima sino que cometieron un abuso agravado contra ella, matices legales incomprensibles para la sociedad.

Esta sentencia ha señalado la necesidad de modificar leyes, actualizar conforme a nuevas prácticas y no dejar margen a interpretaciones. Este ha sido un caso mediático, pero ha habido otros 36 casos de ‘manadas’ en España.Según el Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior, en 2018 hubo un aumento del 28,4% de las agresiones sexuales con penetración respecto a 2017.

Un informe de Geo Violencia Sexual asegura que en 2016 se denunciaban en España tres violaciones al día, una tasa que no ha dejado de aumentar desde entonces. En el primer trimestre de 2018,ya se alcanzaron las cuatro denuncias por violación al día; es decir, una casa seis horas. Según este mismo informe, entre enero y abril de 2018 hubo 13 agresiones múltiples, las mismas que durante todo el año 2016. A esta lacra hay que añadir la que ejercen los ‘lobos’ sobre sus parejas. 47 mujeres asesinadas en el año 2018 y 6 en lo que va de año 2019 en España por sus parejas o exparejas, en total 982 desde el 1 de enero de 2003, cuando se empezaron a contabilizar.

Y en medio de toda esta situación tan dolorosa para la sociedad en general, el debate político pone el foco sobre la eficacia de las Leyes contra la Violencia de Género. No se trata de quien se pone medallas, o de arrojarse artículos a la cara. A mi juicio, creo que debemos de luchar todos unidos contra todo tipo de violencia, en cualquier situación. Contra la violencia doméstica, que es la que se produce en la casa, en el hogar, y la puede ejercer y sufrir cualquiera de los miembros del núcleo familiar, es decir, una madre sobre sus hijos o un nieto sobre su abuelo.

También contra la violencia que se ejerce sobre la mujer por el simple hecho de serlo, tanto dentro como fuera de casa, en el trabajo o en cualquier otro ámbito de la vida pública. También lógicamente contra la violencia que pueda sentir cualquier hombre que se sienta amenazado por una mujer. Sin embargo, los asesinatos, recaen sobre las mujeres, por una violencia que se fundamenta en la supuesta superioridad de un sexo sobre otro, asentada culturalmente durante siglos.

Sólo unidos para luchar contra la Violencia en sus distintas formas, y reguladas por diferentes leyes, pero que deben ser claras, justas, defender a la víctima y condenar al agresor, lograremos vencer estas situaciones. Además, educación para combatir estos comportamientos animales y recuperar la confianza en la persona humana. Espero que mis hijos, que nuestros hijos, crezcan en una sociedad que protege a las mujeres de agresiones sexuales, y que protege a cualquier persona de cualquier tipo de violencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.